lunes, 12 de mayo de 2014

Nos quedamos sin golondrinas ,sin gorriones y sin perdices

Dicen que la llegada de la primavera la suele anunciar una bandada de golondrinas. Como una estela. Decenas de miles regresan de África, tras su cobijo invernal, y difunden con sus nidos y su canto, que la estación de entretiempo ya ha llegado. Pero esto está cambiando. La golondrina común (Hirundo rústica) está en peligro. Según la sociedad científica y conservacionista SEO/Birdlife, en España había, en 2004, cerca de 30 millones de ejemplares. Desde entonces, han desaparecido una de cada tres, un millón por año.

 
Seo/BirdLIFE
"El uso intensivo de insecticidas en la agricultura", observa el técnico de la Sociedad Española de Ornitología Blas Molina, "mata su principal alimento: los pulgones y los insectos de vuelo". Ahora, señala, ya no se labra la tierra como antes: para ahorrar costes, los terrenos se rocían de insecticidas y herbicidas. "Esto lo mata todo: si no hay plantas, no hay insectos, y si no hay insectos, no hay aves". Y añade que "en las ciudades a estas especies se les derriba su nido porque sus excrementos ensucian, y esto hace mucho daño pues sus lugares de cría preferidos son abandonados o destruidos". Además, recalca que la falta de lugares adecuados para nidificar en los edificios modernos también contribuyen a su deterioro. 
La golondrina es un ave con un ciclo de vida muy corto, suelen vivir unos cuatro años. En su caso, al contrario que los grandes pájaros, tiene una reproducción muy alta.  Por eso, lo que señala el organismo es la falta de renovación generacional, no su muerte. 
"Pero no solo descienden las golondrinas", señala el coordinador del Área de Estudio y Seguimiento de Aves de SEO/BirdLife, Juan Carlos del Moral, "también las aves como el gorrión y la perdiz. Y estas aves no migran, son de aquí. De manera que observamos que algo le pasa al campo". 
El dossier de la organización, difundido este jueves, también apunta que el brutal descenso de las golondrinas es un síntoma del deterioro de nuestros paisajes y de la merma en nuestra calidad de vida. Además, según sus datos de seguimiento, 125 especies comunes desde 1998, hay un descenso pronunciado en las especies ligadas a los ambientes agrarios, como la codorniz común, la grajilla occidental, el mochuelo europeo y la tórtola común, entre otras.
Por este motivo, en el 60 aniversario de Seo/Birdlife, han nombrado a la golondrina Ave del Año, porque los expertos insisten en que es muy importante generar conciencia social. Quizás así, como narró el poeta Gustavo Adolfo Bécquer, volverán las oscuras golondrinas...
Artículo escrito por Manuel Viejo.Periódico el País.

No hay comentarios:

Publicar un comentario