sábado, 9 de mayo de 2015

Formas de saber cuando la miel es pura.




 Hay varias formas de saber cuándo la miel es pura y aquí te mostraremos 3 de ellas recomendadas por la página permaculturenews:
1. La prueba del pulgar: Pon una gota de miel sobre tu pulgar. Si escurre y cae hacia un lado, la miel no es pura. Si se mantiene ahí, es pura.
2. La prueba del agua: Llena un vaso con agua y vierte una cucharada de miel en él. La miel pura se mantendrá prácticamente intacta y se sumergirá hasta el fondo del vaso. La miel alterada se disolverá.
3. La prueba del estante: La miel pura se cristalizará con el tiempo, la miel alterada seguirá viéndose como sirope líquido sin importar la cantidad de tiempo que permanezca guardada en tu estante.
4. Prueba del papel de cocina: Si viertes la miel sobre un trozo de papel de cocina, si está alterada –y le han agregado agua– dejará una mancha mojada. Si es pura no. El problema con este truco es que tampoco dejarán una mancha aquellas mieles que han sido diluidas en sustancias como siropes o jarabes azucarados.
¿Qué hacer para evitar estas mieles falsas?
Según los resultados recopilados por Bryant aquellas mieles que provenían de mercados locales de agricultores, tiendas “naturistas” y cooperativas mantenían intactos sus niveles normales de polen. También señaló que era más probable encontrar mieles sin alterar cuando estaban etiquetadas como productos orgánicos. Así que ya lo sabes, si tienes la oportunidad de comprar miel natural ya sea en una tienda naturista, directamente al apicultor o en alguna feria o mercado local, siempre será mucho mejor. Recuerda que 28 gr de miel cruda contienen aproximadamente 16 minerales, 18 aminoácidos, 21 vitaminas, y una tonelada de fitonutrientes y antioxidantes. Además la miel tiene muchos antihongos, sustancias antivirales y antibacterianas, y es muy nutritiva: contiene cantidades significativas de vitamina C, B6, B5, B3, B2, potasio, azufre, magnesio, fosfato, calcio y cloruro de sodio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario