viernes, 10 de julio de 2015

donde ver luciérnagas en Moranchel.


Desde hace cientos de años en las calurosas noches del verano de la Alcarria las luciérnagas siempre han fascinado a los niños y a los no tan niños con su fosforescente luz. En las últimas décadas debido a los pesticidas, a la contaminación de las aguas y a la saturación lumínica resulta muy difícil verlas como antaño , sin embargo aún podemos contemplarlas si sabemos buscar en el sitio y en la época del año adecuados. Para ello hay que seguir unos pasos sencillos y concretos que nos ayudarán a localizar estos luminosos insectos:

 


ELIGIENDO UN BUEN LUGAR:

 

Hay que buscar un lugar con humedad, con vegetación, donde abunden caracoles y babosas (que son su alimento), que no esté contaminado y con agua limpia en sus cercanías (arroyos, ríos, fuentes, pozos, lagunas…), pero siempre que ese agua no esté contaminada.Yo en Moranchel suelo verlas en las márgenes de los caminos que van hacia el río y el camino que va a Cifuentes pasado el cementerio.

 

LA MEJOR ÉPOCA:

 

Para buscar luciérnagas la mejor época es el principio del verano (aproximadamente desde el 20 de junio hasta el 20 de julio) ya que en este tiempo es cuando las larvas se transforman en adultos (machos y hembras) y es cuando estos coleópteros se reproducen y podremos verlos en todo su apogeo. En cualquier otra época del año (incluso invierno) podemos buscar larvas, aunque son difíciles de encontrar debido a que suelen estar escondidas bajo las piedras, troncos etc., donde se alimentan de babosas y caracoles. 

 

…Y A BUSCAR:

 

Una vez que hemos localizado un buen lugar y cuando es la época adecuada comenzaremos la búsqueda, que siempre será nocturna. Para las hembras (no aladas) debemos buscar en las zonas de más oscuridad, normalmente están en el suelo (encendidas), aunque también se pueden encontrar en la vegetación. Para los machos (alados), al ser más numerosos, la búsqueda es más sencilla; si en el lugar que hemos escogido hay cercano algún punto de luz (farola o foco) miraremos a su alrededor, ya que estos animales se sienten atraídos por la luz y con toda seguridad encontraremos alguno. Otra opción es intentar observarlos en zonas de oscuridad, mientras vuelan y encienden su luz, aunque esta observación necesita de mucha paciencia y suele dar pocos resultados debido a que, como dijimos antes, las luciérnagas ya no son tan numerosas como antes, de todas formas, si buscamos un buen lugar y tenemos tiempo de sobra esta es la mejor y más bonita manera de observarlas mientras emiten la luz (bioluminiscencia) con la cual se comunican con las hembras que suelen estar en el suelo o en la vegetación, encendidas también, esperando que lleguen los machos para copular.

Fuente: blog Talbanés

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario