lunes, 21 de septiembre de 2015

Llegan "cosas" a Moranchel.


 Cuando llegan estas fechas , cuando llega el amarillo , el naranja y el rojo a los árboles  llegan "otras cosas" a Moranchel.
Cosas ni mejores ni peores que en otras fechas, solo "cosas" diferentes, "cosas" de los pueblos en el siglo XXI.
Atrás habrá quedado el verano y las fiestas de octubre con su alegría y bullicio.
Todo lleno : la plaza ,el bar, la iglesia, las casas ,las peñas y calles llenas de gente de jóvenes, de niñ@s.Llenas también las calles de coches , motos y bicicletas.


.Después todo vacío . Llega el otoño. Llega cosechar las pipas, llega preparar la tierra para sembrar el cereal . Llega recoger las manzanas , las moras , las nueces, las almendras , las uvas, las calabazas y después los membrillos.
 Llega el frío.
Los últimos calabacines ,tomates, pimientos , pepinos, los repollos....y ...salir a buscar setas.


 Llega pasear por el río , tumbarte en la hierba  y ver los chopos amarillos .Llega que cierren el coto de pesca y con él, el único Bar del pueblo.Llega que los pocos ancianos que aún aguantan en el pueblo regresen a la ciudad cerca de sus hijos , cerca de los médicos , cerca de las comodidades y servicios de las ciudades ,lejos del frio, solitario y duro invierno de Moranchel.... los más valientes  estarán hasta los santos.Otros vendrán de vez en cuando a dar una vuelta a sus propiedades, a comprobar que no hay goteras en el tejado...a sembrar los ajos...a dar de comer a las gallinas...o a los perros o a alguna cacería.


Llega que haya que ir pensando en encender la estufa o la chimenea.Quizá también haya que ir a cortar leña al monte.Llegan las noches largas y las tardes cortas.Llega que los habitantes del pueblo se ven los viernes esperando el panadero en la Plaza, se ven en la consulta quincenal del médico ,se ven en misa o comprando en Cifuentes  y rara vez coinciden por las calles.
Llegan los robos en casas y corrales, que los últimos años no nos libramos...Esta última semana robaron en las Inviernas y de pasada en Moranchel, a plena luz del día, se llevaron los andamios de un vecino (  que sepamos no han robado nada más ).
Y así, llegan las cosas a Moranchel , poco a poco , inevitablemente y sin hacer ruido igual que  caen las hojas de los árboles...

No hay comentarios:

Publicar un comentario