lunes, 19 de octubre de 2015

Una bonita tarde de otoño.También las hay en Moranchel.



Son momentos de cafés al atardecer , de sacar las botas de agua. Son los árboles tiñéndose de colores pardos, marrones ,amarillos y rojizos. Son los días grises, las hojas que caen y que el viento arrastra.

  Son las lluvias que nos sorprenden sin paraguas y el olor a tierra mojada.Son las calles sin gente y sin coches.Son los días lentos que refrescan.Son las noches que huelen a humo de encina y suenan a motor de tractor y cencerro de cabra.



Es el sonido del rio cubierto de hojas.


Es la taza de chocolate que saboreamos en la soledad de nuestra casa, el bizcocho recién horneado. La manta que nos cubre y la peli que acompaña. La lectura resguardada, las largas noches , es cuando buscamos el calor de la chimenea , de la estufa o de un abrazo.
 Ayer fue una bonita tarde de otoño.También las hay en Moranchel.



No hay comentarios:

Publicar un comentario