sábado, 26 de diciembre de 2015

En un pueblo al final todo se sabe & El silencio de las plantas & no puedes vivir a tu manera



 No todo el mundo comprende el mundo rural en el que viven personas , animales y plantas, con responsabilidades y dificultades desconocidas para las gentes de ciudad.

A veces la gente de ciudad que viene a los pueblos  a pasar las vacaciones y el fin de semana idealiza la vida en un pueblo.

No todo son mil alegrías
No todo es encanto



 "En un pueblo, la diferencia entre lo que se sabe sobre una persona y lo que se desconoce de ella es mínima.Puede haber cierto número de secretos bien guardados, pero , en general, apenas existe el engaño : es casi imposible. En un pueblo al final todo se sabe.
Por esta razón ,el retrato que el pueblo hace continuamente de sí mismo es mordaz, franco , exagerado a veces, raramente idealizado o hipócrita.Y la importancia de esto es que la hipocresía y la idealización zanjan todas las cuestiones, la franqueza las deja abiertas. "(John Berger "Puerca tierra")

En una cultura que valora tanto los mensajes, los rumores , las habladurías ,los cotilleos , no hay que perder de vista las omisiones y los mutismos. Para conocer de verdad  a una persona a  o un pueblo entero, debemos estar tan atentos a sus palabras como a sus silencios y no perder de vista los hechos.La gente de pueblo callamos más de lo que decimos y el silencio también habla, solo hay que saber interpretarlo o entender el lenguaje de los silencios.

A mí misma, hay gente en el pueblo que me reprocha que yo lo cuento todo, que cuento demasiado en esta página, y yo siempre contesto que cuento bastante menos de lo que sé . A veces, en los pueblos es mejor guardar silencio como las plantas....aunque al final de una forma u otra todo se sabe.
Ojalá que en 2016   aprendamos  a Cultivar la paciencia y la reflexión, la habilidad de pensar antes de hablar o escribir, de decidir lo que vale la pena compartir y lo que debe guardarse dentro. Quizá la primera que debo aprender soy yo....así que no os extrañéis nada si en 2016 guardo más silencio , publico menos cosas en este blog...



EL SILENCIO DE LAS PLANTAS



La relación unilateral entre vosotras y yo

no va mal de todo.



Sé lo que es hoja, pétalo, espiga, piña, tallo

y lo que os pasa a vosotras en abril y en diciembre.



Aunque mi curiosidad no es correspondida,

me inclino especialmente sobre algunas

y hacia otras levanto la cabeza.



Tengo nombres para vosotras:

arce, cardo, narciso, brezo,

enebro, muérdago, nomeolvides,

y vosotras no tenéis ninguno para mí.



Hacemos el viaje juntas.

Y durante los viajes se conversa ¿o no?

se intercambian opiniones al menos sobre el tiempo

o sobre las estaciones que pasan volando.



Temas no faltan, porque nos unen muchas cosas.

La misma estrella nos tiene a su alcance.

Proyectamos sombras según las mismas leyes.

Intentamos saber cosas cada una a su manera

y en lo que no sabemos también hay semejanza.



Lo aclararé como pueda, preguntadme y ya está:

qué es eso de ver con los ojos,

para qué me late el corazón

o por qué mi cuerpo no echa raíces.



Pero cómo contestar a preguntas nunca hechas,

si además se es alguien

para vosotras tan nadie.



Musgo, bosque, prados y juncales,

todo lo que os digo es un monólogo

y no sois vosotras quienes lo escucháis.



Hablar con vosotras es necesario e imposible.

Urgente en una vida apresurada
y está aplazado hasta nunca.

Wislawa Szymborska del libro de poemas Mil alegrias un encanto

Muchas veces es imposible vivir a tu manera en un pueblo.

No todo son mil alegrías
No todo es encanto


A veces en los pueblos no puedes pretender vivir a tu manera como muy bien canta Javier Krahe en esta canción titulada" En la costa suiza". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario